Neuromonitorización Intraoperatoria en Deformidades

Mejores Prácticas en Neuromonitorización Intraoperatoria en Deformidades de Columna Vertebral: desarrollo de una lista de verificación intraoperatoria para optimizar la respuesta.
 
Las complicaciones neurológicas pueden ocurrir a través de una variedad de mecanismos, que incluyen traumatismo directo de la médula espinal, isquemia y estiramiento durante la corrección de la deformidad. El uso simultáneo de potenciales evocados somatosensoriales, potenciales evocados motores y potenciales evocados neurogénicos descendentes (para cirugías que involucran la columna torácica) da como resultado una sensibilidad y especificidad para el compromiso neurológico reportado en casi 100%. La capacidad de detectar y responder a estos cambios intraoperatoriamente ha resultado en una disminución en la tasa de nuevos déficits neurológicos que empeoran en esta población. Aunque el objetivo “aspiracional” es hacer que las complicaciones de la cirugía sean “un evento”, un objetivo más realista es optimizar constantemente las respuestas a los cambios de neuromonitorización para que los déficits permanentes se produzcan con la menor frecuencia posible. Los estudios demuestran que las listas de verificación mejoran las respuestas del equipo quirúrgico ante situaciones de crisis y mejoran los resultados de los pacientes. Actualmente, no existen pautas ampliamente aceptadas para la respuesta a los cambios de IONM en la cirugía de deformidad de la columna vertebral. Se llegó a un consenso para la creación de 5 encabezados de lista de verificación que contienen 26 elementos a considerar en la respuesta a los cambios de IONM.
 
 

 
Bibliografía: M.G. Vitale et al. / Spine Deformity 2 (2014) 333-339.
Visita http://monitoreointraoperatorio.com/


Terapia física en el puerperio.

Se ha descrito de forma amplia, el beneficio de la actividad física durante el embarazo, particularmente cuando se trata de casos sin complicaciones y bajo la prescripción de actividad aeróbica. Una vez resuelto el embarazo se agrega a la prescripción previa actividades para el fortalecimiento y estiramiento muscular. Contrario a la prescripción de la actividad física, es menor la cantidad de información validada científicamente sobre las modalidades de terapia física en el puerperio. En esta ocasión, se realizará una pequeña revisión de los métodos referidos en la literatura.
TENS y dolor de espalda baja. El dolor de espalda baja puede estar presente hasta en el 50% de las mujeres durante el embarazo o el puerperio y se apreciado como una molestia grave. En un estudio realizado en China, se reportó que la dosis baja de TENS en sesiones semanales no tiene un efecto terapéutico útil en la reducción del dolor ni en la percepción de calidad de vida.
Electroterapia y fortalecimiento de piso pélvico. Es una de las modalidades más estudiadas y por lo tanto con evidencia de utilidad para la disfunción de piso pélvico del postparto.
Crioterapia y dolor perineal del postparto inmediato. Existe evidencia de que la necesidad de requerir a medicación analgésica no se modifica con la aplicación local de crioterapia cuando se presenta dolor leve y moderado en las primeras seis horas del postparto, sin embargo, reduce los niveles de edema y dolor en las 24 horas posteriores al parto con respecto a mujeres que solo recibieron la medicación analgésica sin crioterapia.
Oscilación profunda y lactancia. Los campos electrostáticos de la oscilación profunda, disminuyen considerablemente el aumento de volumen y el dolor asociado a la sobrecarga de volumen de la mama durante la lactancia. Facilitando el apego a la lactancia materna.
Acércate a Med Rent donde puedes encontrar las modalidades necesarias para el tratamiento de las molestias de tus pacientes en puerperio.
Li et al. Medicine (2018) 97:28
De la Torre. Int Urogynecol J. 2017 Aug;28(8):1201-1207 Morais. Rev Bras Ginecol Obstet. 2016 Jul;38(7):325-32

Valor diagnóstico y pronóstico en enfermedad inflamatoria intestinal.

Ultrasonido: valor diagnóstico y pronóstico en enfermedad inflamatoria intestinal.

Con la mejora tecnológica en la imagen por ultrasonido, hoy día es posible evaluar el tubo digestivo en todas sus capas: mucosa, submucosa y capas musculares existiendo guías clínicas para la evaluación en caso de enfermedad inflamatoria intestinal.
En el caso de la enfermedad de Crohn, la íleo-colonoscopía es el estudio de elección, sin embargo, cuando la afección se localiza en niveles más proximales se dificulta la aproximación diagnóstica o se requiere de métodos que elevan los costos como la endoscopía para tracto digestivo superior con cápsula. En casos donde la enfermedad se encuentra bien delimitada o afecta sólo pequeñas porciones del tubo digestivo, el ultrasonido facilita la exploración sugestiva de la enfermedad y evita procedimientos invasivos posteriores. El complemento ideal para el seguimiento y vigilancia de los efectos del tratamiento, es la elastografía, ya que permite discriminar los proceso inflamatorios activos del tejido fibroso además de la identificación de otras complicaciones como fístulas y formación de abscesos.

En Med Rent ofrecemos la mejor tecnología para imagen de cavidad abdominal y complemento con diferentes modalidades de exploración: power doppler, doppler color y elastografía.
Carter D. Therap Adv Gastroenterol. 2018 Apr 9;11 Marin. Med Ultrason. 2018 May 2;20(2):228-236

Espasticidad: efectos de ondas de choque.

Se han generado diversas hipótesis sobre el funcionamiento de las ondas de choque aplicadas sobre un músculo espástico para la dosis, frecuencia del tratamiento, severidad de la espasticidad, sitios de administración y efectos sobre el músculo afectado.
Se ha sugerido que el efecto de las ondas de choque sobre los tejidos consiste en la síntesis de óxido nítrico que promueve la vasodilatación, angiogénesis, incremento del flujo sanguíneo y regulación de procesos inflamatorios como los que ocurren en la fascitis plantar, el síndrome miofascial y las tendinitis calcificadas. En cuanto a la espasticidad, se cree que la síntesis de óxido nítrico puede actuar como neurotransmisor y cuando se trata a pacientes con padecimientos crónicos, es posible que al mejorar la calidad del tejido músculo-esquelético al reducir la fibrosis y disminuir la rigidez, se tenga un doble beneficio sobre la espasticidad. Sobre los sitios de aplicación, se ha publicado de forma reciente que la administración de este tratamiento sobre el vientre muscular o sobre la unión miotendinosa resulta igualmente efectivo para disminuir el tono muscular (por escala de Ashworth modificada y por escala de Tardieu) pero no se reportan beneficios funcionales, la ventaja de este conocimiento, es que la propuesta del sitio de aplicación se realizó en estudio de casos y controles.
Para la modalidad de tratamiento, cuando se aplican ondas de choque radiales (expresión en unidades bar) o focales (expresión en J/mm2 ), se obtienen mayores beneficios con el estímulo radial en mejoría de los rangos de movilidad articular y en el caso de algunos estudios en la funcionalidad de la marcha.
Wu Y. Eur J Phys Rehabil Med. 2018 Aug;54(4):518-525
Yoon S. Ann Rehabil Med. 2017 Aug;41(4):547-555

Historia de la rehabilitación en México: la epidemia de poliomielitis.

Después del término de la segunda guerra mundial entre 1941 y 1945 comienza desde México a Estados Unidos la migración de “braceros”, el flujo de población y el entonces entendimiento de los mecanismos de transmisión del virus de la poliomielitis condiciona el primer brote epidémico en los estados fronterizos del país, Guerrero y la Ciudad de México afectando principalmente niños de entre uno y cinco años. Sin vacuna disponible, la solución en caso de sospecha del cuadro clínico fue el aislamiento en medio hospitalario. Hasta antes de 1946, en México se tenía poco conocimiento sobre las secuelas de la poliomielitis y se confundía con otros padecimientos neurológicos con gran facilidad.
A finales de la segunda mitad de los años cuarenta, sobresalen los esfuerzos del Hospital Infantil de México de la mano de Alfonso Tohen Zamudio (1917-2002), Alejandro Velasco Zimbrón (1906-1959), Juan Farill (uno de los médicos de Frida Kahlo) y Luis Sierra Rojas (1917-1990) para generar las primeras atenciones de prevención y tratamiento de deformidades asociadas a la enfermedad. Simultáneamente, se crea el primer curso de entrenamiento específico para el cuidado de los enfermos de poliomielitis dirigido a enfermeras, dicho curso inicialmente tenía una duración de tres a seis meses y era dirigido para enfermeras. Con brotes subsecuentes de la enfermedad, en 1954 se acepta a enfermeras y profesores de educación física en el curso del Hospital ABC Adele Ann Yglesias y el curso ahora en fisioterapia, se extiende a un año y en 1953 como dependencia de la Secretaría de Salubridad y Asistencia, se crea la Dirección General de Rehabilitación.
Dado los efectos devastadores del episodio, esta última dirección, propone incluso a la Lotería Nacional un sorteo extraordinario para destinar todos los fondos recaudados al apoyo de los pacientes afectados.
Mariote et al. Situación del problema de la poliomielitis en México. Trabajo presentado en la Undécima Reunión Anual de la Asociación Fronteriza Mexicana-Estadounidense de Salubridad, Ciudad Juárez, Chih., México y El Paso, Texas, Abril 1953.
Pedro D. Martínez. Gac Méd Méx Vol. 134 No. 2

Aplicación de toxina botulínica y sialorrea.

La toxina botulínica es un fármaco utilizado en una gran variedad de trastornos neurológicos: espasticidad de cualquier origen, parálisis cerebral, hemiespasmo facial e hiperactividad de glándulas exócrinas. Para incrementar los efectos terapéuticos y disminuir efectos en los tejidos adyacentes, el punto de colocación de la toxina botulínica resulta muy importante. La ultrasonografía, nos permite de forma no invasiva y en tiempo real observar el tejido muscular o glandular y las estructuras adyacentes a los sitios programados para aplicación, particularmente en sitios de difícil acceso o en estructuras pequeñas.
Para el tratamiento de la sialorrea, en estudios ciegos sobre cadáver la precisión del sitio de localización no sufre diferencias significativas entre la aplicación guiada por referencias anatómicas y las referencias guiadas por ultrasonografía; sin embargo, la aplicación guiada por ultrasonido tiene una mayor precisión cuando se trata de las glándulas submaxilares. En cuanto a los sitios de aplicación, los estudios aleatorizados en casos y controles sugieren que cuando se aplican 4 sitios en dos o más glándulas, el control de la sialorrea es más efectivo hasta en un 90% que en aquellos pacientes en los que se aplica la toxina en dos o tres sitios para dos o más glándulas.

Walter U. Expert Rev Neurother. 2014 ;14(8):923-36 Jae In So. Ann Rehabil Med 2017;41(1):51-57
Restivo DA. Toxins (Basel). 2018 Jan 27;10(2)

Análisis de movimiento.

¿Es el análisis de movimiento privativo de los hospitales o los laboratorios de investigación? ¿Qué valor le da el análisis de movimiento a la evaluación clínica de los especialistas en medicina del deporte y medicina de rehabilitación además de las especialidades afines?
Existen diferentes equipos miniaturizados, fácilmente utilizables y al alcance de los clínicos para analizar: trastornos del movimiento, valorar la evolución de los resultados en procedimientos quirúrgicos, mejorar la estabilidad y patrón de marcha y la reeducación postural por mejoramiento de la descarga de peso sobre diferentes segmentos corporales tanto en población sana como en sujetos con trastornos motores de origen articular (osteoartrosis), vestibular y neurológico (evento vascular cerebral y enfermedad de Parkinson).
La capacidad de utilizar sistemas de fácil colocación y que no sean invasivos, permite al paciente el beneficio de utilizar tecnología que haga posible la cuantificación de su rendimiento motor y proporciona al clínico la medición de parámetros de forma más detallada que con las pruebas cualitativas durante todas las fases de la misma. Además, disminuye el sesgo de interobservador en los proyectos de investigación y evita las limitaciones intraobservador.
Repnik E. et al. Sensors (Basel). 2018 Aug 22;18(9)
Shull et al. Gait Posture. 2014;40(1):11-9
¿Tiene alguna experiencia clínica con el uso de dispositivos portátiles para el análisis de movimiento? Compártanos sus comentarios