Día Internacional de la Cruz Roja, 8 de mayo.

 

Se celebra el 8 de mayo ya este día, en 1828, nació Jean Henri Dunant, un banquero suizo, fundador de la Cruz Roja Internacional. Dunant se preocupó al ver el mal servicio médico brindado a los militares y la agonía que sufrían los heridos durante la batalla de Solferino (Italia), que enfrentaba a franceses con austriacos. Tras ello, escribió el libro Orígenes de la Cruz Roja en 1862, y propuso que se crearan organizaciones neutrales para ayudar a los soldados heridos en tiempo de guerra.

En 1901 Dunant compartió el primer Premio Novel de la Paz con el Estadista francés Frédéric Passy fundador de la Liga Internacional de la Paz. Entre las obras de Dunant figura la Fraternidad y Caridad Internacionales en Tiempos de Guerra, 1864).El Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja Internacional está integrado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), grupo formado por un máximo de 25 ciudadanos suizos, tiene su sede en Ginebra (Suiza).

Miles de voluntarios de diferentes países celebrarán este 8 de mayo el Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Actualmente, el movimiento internacional de la Cruz Roja es considerado la red humanitaria más grande del planeta, y tiene como objetivo primordial evitar y aliviar el sufrimiento y el dolor humano sin discriminación alguna y siempre protegiendo la dignidad de la persona.

Los servicios que brindan son cursos de primeros auxilios arancelados con los cuales mantienen económicamente la filial, plastics en distintas ciudades.

Los 7 principios fundamentales de la Cruz Roja son:

  • Humanidad: El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, al que ha dado nacimiento la preocupación de prestar auxilio, sin discriminación, a todos los heridos en los campos de batalla. Tiende a proteger la vida y la salud, así como a hacer respetar a la persona humana.
  • Imparcialidad: No hace ninguna distinción de nacionalidad, raza, religión, condición social, ni credo político.
  • Neutralidad: Con el fin de conservar la confianza de todos, se abstiene de tomar parte de las hostilidades y, en todo tiempo, en las controversias de orden político, racial, religioso e ideológico.
  • Independencia: El Movimiento es independiente. Auxiliares de los poderes públicos en sus actividades humanitarias y sometidas a las leyes que rigen los países respectivos, las Sociedades Nacionales deben, sin embargo, conservar una autonomía que les permita actuar siempre de acuerdo con los principios del Movimiento.
  • Voluntariado: Es un movimiento de socorro voluntario y de carácter desinteresado.
  • Unidad: En cada país sólo puede existir una Sociedad de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja, que debe ser accesible a todos y extender su acción humanitaria a la totalidad del territorio.
  • Universalidad: El Movimiento Internacional de la Cruz Roja de la Media Luna Roja, en cuyo seno todas las Sociedades tienen los mismos derechos y el deber de ayudarse mutuamente, es universal.